Recomendaciones anti-estafa

Cuando entras a este submundo del placer pagado es claro que hay ciertas reglas que seguir y también situaciones que debes evitar. Cuando publiqué el último post mucha gente comentó o contestó cosas como “nunca depositar a extrañas” y es obvio. Anteriormente había dedicado un post para detectar estafas (Recomendaciones para primerizos), ahora supongo es tiempo de extenderme un poco mas al respecto así como actuar para prevenir alguna estafa.

a. Fotos increíbles (literalmente no se puede creer que se trate de alguien ofreciendo servicios sexuales).

Como varios han leído yo siempre me he movido en un rango de precios normal (600-1500 $) por lo que nunca he contratado -pese a recomendaciones de un par de amigos- los servicios de una “diva“. Con la palabra no me refiero a la actitud prepotente que suelen tener algunas mujeres sino realmente a monumentos de mujeres que pueden encontrar fácilmente en la página de http://www.zonadivas.com. La escala de precios de estas chicas suele estar entre 3,000-6,000 por hora, lo cual no solo garantiza las fotos (honestamente pocos sitios he encontrado tan confiables para garantizar las fotos como zonadivas) sino también la atención que te brinda la chica.

Yo siempre me he movido en la escala de un precio un poco mas asequible para el simple mortal mexicano lo que significa ver anuncios como este en sitios como mundosex o mileroticos (blidoo en sus buenos tiempos)…

Si comparan a la tal Yazmin (http://mx.mileroticos.com/escorts/yazmin-mas-que-sabrosa/6523489/) contra Maritza Mendez de mexicanlust (hoy en día sexmex, http://www.nakedbigboobs.com/mexicanlust/g8ml/), ¿son muy parecidas? Screen Shot 2017-01-14 at 10.46.00 PM.png

Es la misma foto. Seguramente cada uno personalmente habrá identificado otros anuncios con fotos falsas según su memoria de pornstars (personalmente he distinguido algunos donde usan las fotos de Gianna Michaels y el que posteé anteriormente con Cielo una colombiana que salió en el famoso bangbros).

De modo que, si tu también te mueves por este rango de precios te sugiero no dejarte llevar porque en la imagen aparezca una chica de medidas perfectas y, al contrario, dudes de su veracidad. El pagar más tampoco es garantía pues también he leído y me han comentado en twitter (@diegobacante) de un par de escorts cuyo físico no concuerda enteramente con las fotos (photoshop…).

Mi recomendación: busca anuncios donde la foto parezca mas casera, algo que se vea real. Y verifica buscando el mismo número telefónico. ¿Por qué? Es posible que la misma chica cambie de nombre artístico, no hay bronca por eso, pero muchas veces detectas así incongruencias como que en un set de fotos era apiñonada mientras que en otros es blanca como leche.

b. Cuidado con anuncios que no ofrecen teléfono o que solo atienden por whatsapp

Con el avance tecnológico es cada vez más raro ver personas usando su teléfono para hablar, es decir, ahora la mayoría prefiere la rapidez de un texto vía cualquier red social. Esto abrió un nicho importante para las chicas que ofrecen sexoservicio pero que cuentan con otras actividades (estudios o trabajo) ya que les era muy incómodo contestar a posibles clientes. De tal modo que muchas recurren al uso del whatsapp o twitter (MD: mensaje directo) para dar informes. Incluso muchas veces para agendar cita ya todo se arma por whatsapp (por ejemplo: Luisa Fernanda).

No estoy peleado con el uso del whatsapp o twitter y entiendo a las chicas pues mucha banda solo llama para acabar colgando cuando les contestan o tratan de hacerles platica o creen que se trata de una “hotline” (he presenciado en la habitación los 3 tipos de llamadas). De igual modo el whatsapp facilita el envió de imágenes contestando a la típica pregunta “¿físicamente como eres?“.

Mi problema es que se presta a que se quede mal, es decir, tu acuerdas la cita y ya instalado esperas y esperas y… nunca llega. Puedes llamarle por whatsapp pero ella simplemente puede decidir bloquearte (bueno, también pueden bloquear tus llamadas…) pero siempre me reconforta el escuchar la voz del otro lado. Como mencioné antes el tener esa breve platica siempre ayuda a distinguir si se trata de una persona de fiar e incluso si se trata de una mujer… fácilmente la estafa que sufrí hace un par de meses pudo tratarse de un hombre mandando fotos y videos de su novia o de alguna chica que consiguio en la web.

Ni que decir de los anuncios que piden les envíes correos (ya casi no he visto) o que dejan links para páginas que seguramente solo son hervideros de spam y malware. O, peor aún, páginas que te piden un depósito a modo de enviarte el catálogo de chicas con sus número para contactar. ¡Estafa!

Mi recomendación: si la chica te da informes y agendas con ella todo vía whatsapp queda en verte con ella en el lobby del hotel o que le vas a llamar para confirmar la cita ya instalado a modo de tener una conversación con ella para confirmar todo lo que te dijo vía texto.

c. No depósitos previos (a menos que conozcas a la chica)

Era obvio que tenía que mencionar este detalle y no quiero excusarme pero como dije “me gano la calentura” ya que así fue como caí en la última estafa. Sobra explicar el porque no hacerlo si no conoces a la chica y creo que, al menos en México, solemos pensar que “no se paga hasta que no se tiene lo que se pide“.

No he encontrado muchos anuncios de este tipo sin embargo está la estafadora “Mariel” (post ¡Alerta a todos los fanáticos del deporte extremo!) quien, por cierto, ya cuenta con un nuevo alias “Tifany” (http://mx.mileroticos.com/escorts/guapa-tetona-natural-100-real-lactando/7411467/) y número telefónico (5537034332). He aquí su nueva imagen de whatsapp:

pp

Del mismo modo buscando chicas lactando en el DF me encontré con esta chica…

Fotos de AZUL MEGA TETONA NATURAL TRATO DE NOVIOS LACTANDO

(http://mx.mileroticos.com/escorts/azul-mega-tetona-natural-trato-de-novios-lactando/7410745/)

Su foto de perfil en el whatsapp…

pp (1).jpeg

En cuanto observé que especificaba contactar por whatsapp empecé a dudar, y luego vino la confirmación al preguntar por informes…

img_6801

img_6802

Evidentemente ya no le contesté más. Por favor estén alertas sobre este tipo de “contrataciones“. De nuevo yo siendo muy inocente, me gustaría darle el beneficio de la duda así que si alguno de los compañeros en verdad la ha contratado pues que comente al respecto.

Mi recomendación: jamás deposites previo al servicio, de preferencia hasta estar con ella en la habitación y también mejor al final del servicio (para que no se vayan a “comprar  condones” o a “checar con su chofer” o cualquier otra excusa para dejarte como novia de pueblo).

d. Cuidado con las casas de citas

Aunque han entrado en desuso debido a las autoridades de la CDMX de vez en vez llegas a topar con anuncios donde te dicen que te atienden en su depa o en sus “instalaciones” y que tienen otras 2 o 3 amigas. Se trata de una casa de cita, es decir, un prostíbulo.

Normalmente entras te revisan que no traigas armas y te exigen que apagues tu celular e incluso que dejes tu mochila o maleta en su perchero. Paso seguido, te llevan a una especie de sala donde aparecen las chicas que están disponibles y eliges la que te guste. Ella te lleva a un pequeño cuarto donde te comenta los costos para que tu decidas, pagues y… a darle.

Este tipo de servicios normalmente se basa en el tiempo y es lo que inspira el que en tantos anuncios escriban “no me estoy fijando en el tiempo” o “no te apuro” ya que las chicas cumplen religiosamente con su horario y su objetivo es hacerte venir lo antes posible. En mis tiempos mas alocados (digo eso pues al menos las casas que yo conocí no eran nada fresas, es decir que si parecían criminales los que te recibían en la puerta y cuidaban a las chicas), llegué a conocer 3 uno cerca de m nativitas, otro cerca de m xola (pff ahí conocí a una chavita que me dio su cel y lo borré… 😦 ) y otro sobre avenida central (mi segunda lactante, Maribel…).

Aunque también me tocó conocer la versión light de los mismos, departamentos con menos chicas (en los anteriores había 6-8 chicas mientras que en estos últimos solo 3) donde el cuidador era una señora y no te revisaban ni te exigían dejar tus cosas fuera de la habitación donde se iba a dar el servicio.

En general son lugares que se encuentran vigilados y en los que se debe de andar con mucho cuidado. Y un detalle que vale la pena mencionar para quienes no han ido, muchas veces te toca esperar a que halla chicas disponibles y no estas tu solo puede haber uno o dos hombres mas esperando al igual que tu…

Resultado de imagen para awkwardMi recomendación: no ir a este tipo de lugares pero, si la sed es grande y se anda corto de efectivo llevar solo el dinero necesario a usar (mas 10 pesos para el portero) y un celular chafa.

e. Sentido común

Suena muy genérico decir que simplemente hay que tener un poco de sentido común pero si me pidieran decirlo de otro modo sería que sigas tus instintos. Si algo te da mala espina, hazle caso a tus sentimientos. Viéndolo mas racionalmente, trata de evaluar a la chica por el teléfono a modo de sentir su trato y la química que puedas tener. Si hay algo en su voz que no te agrada o como te habló simplemente pasa y busca otra opción. Hay que evitar el aferrarse ya que muchas veces como dicen las abuelas “por algo pasan -o no pasan- las cosas“.

Una vez instalado, verifica quien llame a tu puerta (que no venga acompañada). No salgas de lugares peligrosos a altas horas de la noche sin transporte (véase la merced, Tlalpan, Zaragoza, prácticamente cualquier lugar de esta ciudad). No lleves muchas cosas de valor a tus citas (véase la computadora del trabajo o el iPad).

En fin, espero haber contribuido para evitar que tengan malos ratos. Si cuentan con algún otro punto a cubrir háganmelo saber en los comentarios, vía correo electrónico a diego.bacante@gmail.com o vía twitter (@diegobacante).

¡Saludos y felices brincos!

Navegando en el mar, encallado en la Arena…

Honestamente, este espacio lo he dedicado más a recomendaciones y anécdotas que ocurren al estar dando brincos. Sin embargo, algunos compañeros me han escrito varías veces sobre reseñar encuentros. Entiendo que es una parte que orienta bastante sobre los servicios de una chica pero pues es muy subjetivo. Y no solo por la persona que la narra sino también por los detalles que sucedan antes, durante y, a veces, después para ambos (clientes y chicas). En fin…

A eso de las 12 estaba ya desocupándome de ayudar a la familia. Con tiempo y un presupuesto ya precisado me decidí a llamar a una vieja conocida: Arena (antes Anel). Le llamé para concertar una cita. 

“6 pm hotel Castillo”

Sin embargo, tuve que cambiar a un hotel cercano (h Alpes). Pagué mi habitación y subí a hacer el ritual: un baño previo para estar limpiecito y más relajado y un buen tabaco. Confirme el número de habitación y me comentó que ya iba en camino. Así que me recosté sobre la cama mientras veía alguna película en la tv. 

Poco antes de las 6 escuche alguien llamando a la puerta. El sentimiento de furor y emoción se apodera de mi justo en ese momento. Antes de verle, sabiendo que estamos separados por una puerta. Pfff… 

Un minuto después, me levante con tranquilidad y camine despacio a la puerta. Quito el seguro y abro la puerta para ver gustoso a esa secretaría milf de algunos años. Me recibe con un abrazo y un beso gustosa de verme de nuevo. Hacia un año y medio que no nos veíamos así que comenzamos a charlar sobre lo que ha pasado. Arena es de esas secretarías que todos quisiéramos tener en nuestra oficina. Mujer con caderas pronunciadas y nalgas respingadas que parecen van a reventar el pantalón que las oculta. Sus pechos están ocultos por una especie de blusón semitransparente. 

Conforme la platica va disminuyendo ella comienza quitándose el blusón blanco que trae sobre su top para dejar ver un generoso escote. De inmediato mi cuerpo reacciona a esa señal de lo que viene. Se deshace del pantalón que ocultaba sus prominentes nalgas. ¡Que espectáculo ese de la semidesnudez, del mirar sin poseer! Al menos no aún… 

Procedo a hacer lo propio hasta quedar en bóxers y ambos pasamos de estar sentados recostarnos sobre la cama. Ella se quita el top y libera sus senos de la prision de aquel brassiere y solo me mira sonriendo, invitándome. Entonces empieza el festín. Ese espacio de una hora donde la mente deja de pensar y solo a ejecutar. 

Es algo muy particular de ella, ella no empieza, precisa de la iniciativa. Me siento como si tuviera unos meses de edad regodeándome en sus generosos pechos con pezones grandes (tuvo 3 niños). Una vez saciado mi antojo, ella comienza a practicarme un sexo oral suave de esos que apenas se perciben. Eso sí, prefiere dedicarse enteramente a eso sin interferencias y, de tiempo en tiempo, vuelve a ofrecerme sus pechos para darles el mismo trato. 

Cuando ambos nos encontramos a punto se coloca un poco de lubricante (recordar que ya tiene 49 años…) y a modo de susurro solo me dice “¿como te gustaría tenerme?”. 

Ella toma la inciativa y se coloca sobre mi de espaldas dejándome disfrutar del paisaje de sus nalgas sobre mis piernas mientras sube y baja lentamente. Los gemidos empiezan a escucharse. Poco a poco más ruidosos, en especial cuando se mantiene erguida sobre mi. Luego de eso, es mi turno de provocarle placer así que me pongo sobre ella mientras nos miramos cara a cara.

Siempre me suelen preguntar “¿que te gusta que te hagan?” al menos las que no me conocen. El mirar la cara de placer auténtico es lo que más me puede. Ella lo sabe. Y me complace. 

Entro despacio pero completo acomodándome sus piernas para permitirme el paso. Ella me dice que lo haga suave, acompasado y yo solo obedezco. Ver su cara en extasis enciende más mi pasión, la tomó de los hombros y acelero poco a poco el ritmo. A la vez, regreso a sus pezones y subo poco a poco a sus labios que ya me esperan. 

Soy tramposo y mientras nos besamos me gusta incrementar el ritmo e intensidad a modo de que me obligue a separarme de ella para que emita más gemidos. Se que está bien pues ella misma mece sus caderas para sentirme más profundo. 

Después de colocar sus piernas al hombro y de lado, simplemente la tomo de las nalgas y la levanto para penetrarla. Ella solo gime y se revuelve a modo de que masajee varias regiones de su vagina. Cuando me mira sudando, cambiamos y se sube a mi mirándome de frente y ofreciéndome sus pechos mientras ella sube y baja. 

Finalmente, la colocó de perrito y comienzo a darle suave y, de vez en vez, duro. Sin previo aviso, quiero esos gemidos espontáneos. Me acercan al climax cada vez más.

Para terminar la colocó de nuevo boca arriba para arremeter contra ella a veces suave y rápido o duro y despacio y viceversa. Ella solo lanza más gemidos y leves gritos (siempre trata de guardar la compostura) hasta que exploto dentro de ella. 

Me retiro y me deshago del preservativo para que estemos ambos recostados. La platica se retoma como si nada de lo anterior hubiera ocurrido. Solo hay menciones posteriores y breves. No ocultamos lo hecho simplemente sabemos que volveremos en breve a ese sentir. 

Han pasado 50 minutos y ella comenta de un baño, yo le pido otro round y ella acepta. Subiendo a mi después de animarme con un oral. Esta vez la dedicación y entrega es más fugaz, el tiempo dicta y no perdona. 

Finalmente, toma un baño mientras seguimos la platica. Así como disfruto verla despojarse de su ropa es también mi fascinación verla vestirse de vuelta. En particular ese momento en el que captura -con dificultad- a sus nalgas dentro del pantalón. Se encuentra tal cual como estaba al llegar yo la despido en take de Adán con un beso suave pero cargado de promesas de futuros encuentros. 

Abrí la puerta y solo me queda ese sentir de relajación. Ritual de salida: baño despacio con agua bien caliente y bien fría para salir. Me visto nuevamente para salir, se que al cruzar esa puerta dejando atrás esas sábanas revueltas y toallas húmedas será hora de volver al teatro. Todo se queda en ese cuarto entre ella y yo. Hasta que nos volvamos a ver…

Pfff…

¡Felices brincos camaradas!  

¡Alerta a todos los fanáticos del deporte extremo!

Emitido ya mis pensamientos y sentires últimamente de esta vida de brincos es mi deber dar seguimiento a una chica que hace que, por su actuar, se deban tener tantas precauciones en esta búsqueda del placer.

Mariel (5578115184) 

IMG_6748.JPG

Era un domingo y, teniendo un poco de tiempo libre, me decidí a mirar mi siempre confiable página de mileróticos (hey no me pagan por anunciar pero la neta es que el 85% de las chicas que he topado las he conocido por ahí). Como he mencionado anteriormente, yo soy fan de las chicas lactando, tuve una experiencia inesperada con una chica que había tenido su bebé uno o dos meses atrás y me agradó muchísimo, por lo que regularmente simplemente tecleo en el buscador “lactando” o “embarazada“.

Aparecieron algunos resultados la mayoría estaban fechados quizás uno o dos meses atrás pero había bastantes muy recientes de la llamada Mariel (en ese entonces tenía otro “nombre de batalla” que no recuerdo). Recordé que, anteriormente, un mes atrás ya había intentado hablar al ver el perfil pues cumplía con muchas de mis fantasías (lactando, recién embarazada, y con unas buenas bubis) y que me mandaba directo a buzón. Cuando volví a leer su mensaje explícitamente decía “no recibo llamadas, solo whatsapp…” y que, cuando le mande un “whats” ella me comentó sobre su servicio. En ese mensaje mencionaba que atendía en su casa o en hotel pero que en su casa salía mas económico (y obvio te ahorrabas el gasto del hotel) y que, previamente, debías hacerle un depósito de $100 o $150 a su cuenta. Una vez que leí eso aquel día de inmediato dejé de enviarle mensaje pues jamás había “prepagado” sin tener a la chica ya en mi habitación.

Ese domingo, sin embargo, me encontraba muy abierto de mente (o muy caliente, más bien, de esas veces que solo piensas con la cabeza de abajo) y me decidí a solicitar informes de nuevo pese a tener una idea de sus “requisitos de contratación“. Al poco me contestó con la info…

Screen Shot 2016-11-21 at 7.53.36 AM.png

Screen Shot 2016-11-21 at 7.54.03 AM.png

WhatsApp Image 2016-11-20 at 11.11.36.jpeg

WhatsApp Image 2016-11-20 at 11.11.38.jpegWhatsApp Image 2016-11-20 at 11.11.40.jpeg

Ya entrado en calor, le contesté e iniciamos la conversación…

Screen Shot 2016-11-21 at 7.54.28 AM.png

Screen Shot 2016-11-21 at 7.54.52 AM.png

Ella me envió una foto donde se había “escrito en un seno” mi nombre de batalla (Diego evidentemente, al igual que las chicas pocas veces doy mi nombre real a menos que ya nos conozcamos o caigamos bien). Esa foto se veía tremendamente photoshopeada (literal como hecha en paint), desafortunadamente en mi posterior enojo borré dicha foto. La conversación/negociación siguió…

Screen Shot 2016-11-21 at 7.56.30 AM.png

Y miré el dichoso video… en el cual ella mencionaba la fecha y el nombre del chico que la contrataba “hola Carlos, hoy es 17 de noviembre del 2016“.

Todo olía muy mal pero en mi mente pensaba “pues son nomás $100 baritos, digo no me sobran pero si los pierdo no es taaan cabrón y si se arma pues la neta va a salir bien contento Panchito“.

Así que contra todo consejo que yo mismo he dado por aquí, me animé a depositarle…

Screen Shot 2016-11-21 at 7.56.44 AM.png

Evidentemente sospeché mucho al decirme ella que me veía en el metro pues sonaba a un asalto y fue por eso que le dije que la veía en la calle Soria así cualquier cosa extraña (o sujetos amenzantes) simplemente seguía mi camino como si yo fuera a otro lado.

Salí del lado de Taxqueña al centro sin revisar el mapa del metro. Para cuando ví, había leído google maps al revés y la calle Soria se encontraba del lado en dirección sur. Le mande mensaje que me había perdido pero que ya iba en ruta. Cuando regresaba sobre Tlalpan buscando esos pasos a desnivel me topé con 3 chavos que parecían haber acabado de trabajar en una obra y se veían un poco amenazantes. No les dí mucha importancia y crucé hacia el lado de Tlalpan dirección sur (donde si estaba la calle Soria). Llegué a la calle de Soria y la recorrí como por 4 cuadras (de Tlalpan hacia adentro de la colonia) sin suerte alguna. A partir de ahí, nada… No me contestó. Traté de llamarle vía llamada normal y, evidentemente, me mandaba a buzón.

Traté vía whatsapp y nunca me contestó, me quedé en esa calle recorriéndola por unos 45 minutos y decidí regresar al metro y me topé de nuevo con el mismo grupo de chavos que parecían albañiles (lo cual no tiene nada de malo) que, por alguna razón se habían cruzado de lado de Tlalpan. Media cuadra después noté que dieron media vuelta y siguieron mis pasos. Yo caminé tranquilo buscando calles que estuvieran con gente o negocios abiertos, afortunadamente el momento en que los topé de frente por segunda ocasión justo estaba saliendo un coche de un estacionamiento y había 2-3 vecinos por ahí fuera. Llegué al metro y ya mas tranquilo, reintenté contactar con ella enviándole mensajes los cuales nunca me salieron como “leídos“. Tras esperar otros 20 minutos decidí dar mi dinero por perdido e irme antes de toparme de nuevo con los mismos chavos. Le avisé que daría aviso por redes sobre su estafa y emprendí camino.

Ya encarrerado con la idea de un encuentro furtivo, me fui con mis favoritas: Carmina andaba ocupada y Arena (antes Anel) hasta una hora después de eso podía así que contacté a Perla (antes Zuzu, antes Lidia). Llamé, me pidió que le mandara un “whats” (yo por dentro “no de nuevo…“) y quedamos muy pronto.

Para hacer tiempo y por que siempre me ha gustado, me puse a caminar rumbo al sur hacia un hotel en una zona mas tranquila. Me moví por otras calles, no sobre Tlalpan y cuando tomé una calle para salir a Tlalpan sobre Tlalpan vi a los mismos chavos como buscando algo… simplemente alenté mi paso hasta que los vi seguir sobre Tlalpan. Para ese entonces decidí tomar un micro por mucho que me gustara caminar, sentí que ya había corrido 3 veces con suerte y mejor no tentarla…

Honestamente siempre doy el beneficio de la duda y quería pensar que simplemente le generé desconfianza al haberme tardado 20 minutos en llegar (al haber salido del lado opuesto de Tlalpan) y que por eso se había retirado pensando que podía ser una trampa. Una vez instalado en el H Portales, avisé a Perla para confirmar y tomé un buen baño. Saliendo mire mi teléfono y, como se había quedado en el chat con la tal Mariel, pude ver que ya había leído mis mensajes (las odiadas palomitas azules). Aún esperanzado y otorgando el beneficio de la duda (o viéndome muy idiota según como lo quieras ver estimado lector) le pregunté que ¿por qué me había dejado plantado?

Screen Shot 2016-11-21 at 7.57.02 AM.png

Después de eso me bloqueó, yo hice lo mismo con el sabor de la bilis ya en mi boca del enojo. Y por muy ardid de vieja argüendera guardé la conversación. Me eché un tabaco para relajarme y esperar a la llegada de Perla que dió pues un servicio agradable sin mas. Sigue igual que siempre sin ponerle mucho disfrute a la cosa aunque con su cuerpo tal y como lo recordaba. En ese momento, mas que disfrutar quería olvidarme de la estafa que acababa de sufrir.

En una de las primeras entradas narré como una chica se fue a “comprar condones” ya teniendo el dinero del servicio sin embargo al menos a ella la ví, fajamos y me hizo oral. Aunque lo que más me hizo enojar de Mariel fue su actitud completamente “vale madres“.

En fin, demoré un mes en dar aviso y al menos uno de los chicos en twitter cayó presa de su estafa. Quizás no quería verme “ardilla” o actuar como “chismosillo” posteando capturas de pantalla pero creo que es necesario demostrar un agravio hacia el usuario. Así como muchas chicas postean sobre usuarios que dicen peladeces y amenazan. No sé si en verdad estafe siempre o si decida si va a dar o no el servicio al mirar de lejos al cliente sin que éste lo sospeche, de cualquier modo la estafa y la desfachatez que tuvo es gran parte de todo lo que odiamos como usuarios. Y sobre la coincidencia de toparme con el grupo de chavos albañiles/asaltantes no creo poder asociarlo pues en general esa zona por M Xola me parece peligrosa.

¡Tengan cuidado compañeros!

Por favor, en la medida de lo posible den aviso a la comunidad sobre esta mujer a modo de evitar que mas chicos caigan. 

No me queda más que decirles, pese a muchos sentimientos encontrados que aún siento por ese día, ¡felices brincos pre-navideños!

Pd. Busquen vía google el número en caso de que cambie de nombre. Por eso no puse links pues los anuncios viejos donde salía con otro nombre ya los ha ido borrando.

Mariel (5578115184) 

Extraviado

Misplaced, given chances you won’t take…                                                                                                     Shy away from the heartache, just a means to an end.                                                                                 Your quick fix, in the ring of the conflict,                                                                                                           with nothing to work with and nothing in mind.

Ya lo he descrito anteriormente, ese sentir bastante hipócrita que siento al hablar sobre amor y romance cuando he decidido tantas veces evitar el juego de poner tus sentimientos ante una persona y simplemente pagar por la gratificación sexual con sexoservidoras.

Y, como antes, sé que no me arrepiento de nada de eso sino del hecho de seguir en ese camino. Es algo que, en cierto sentido y muy dentro, si me aterra. Ese sentirte alejado del resto del mundo, creer que no vale mucho el tener una “relación emocional”. Me siento perdido en la carretera que pensaba estaba muy decidido a tomar.

Si no he escrito últimamente es debido a que volví a caer preso de mis propios instintos, de los apetitos sexuales que solo parecen agravarse con cada cuerpo desnudo nuevo que conozco por una o dos horas en algún hotel de paso. Tengo nuevas experiencias (algunas buenas otras muy malas…), sin embargo supongo que, de nuevo al acercarse el fin de un año que ha estado lleno de incoherencias y salvajadas a esa palabra que se supone que todos en este mundo somos: humanidad; me siento obligado a sopesar la balanza de detalles en esta doble vida que muchos como yo llevamos.

Entrar a una red social de mayor difusión como twitter me hizo conocer más personas como yo que buscan la seguridad y el placer de simplemente llamar a alguien y realizar un encuentro meramente carnal. También me hizo encontrarme con más incoherencias tanto de parte de nosotros como usuarios como de las proveedoras, de trampas y engaños, de faltas a la propia humanidad.

Admito que nunca podré ponerme del lado de las personas que juzgan pues siempre he odiado a ese grupo de personas, al contrario, me siento cómodo de ser una persona que ha decidido hacer algo y tratar de poner un poco más de humanidad a algo que parece completamente no regulado por la decencia básica (me refiero al hecho de respetar a otro ser humano, no a la parte sexual o carnal, siempre me he pronunciado a favor de la sana liberación de nuestros deseos siempre y cuando no pisoteen los derechos o integridad -física y/o moral- de otros). No obstante, me he sentido ofendido por muchos maltratos a la humanidad de otros vía redes sociales.

Es extraño -y francamente muy atemorizante- lo fácil que una persona se transforma si le dan la habilidad de emitir juicios usando una máscara (en este caso un “nick” o cuenta). Las opiniones son aceptadas, lo que me enoja es el que personas agravien literalmente a otro ser humano por sus decisiones o actos. Puedes estar de acuerdo o en desacuerdo pero, a menos que no se dañe a alguien, no me parece que se deba entrar en episodios de violencia (verbal o, más bien, mediante textos).

¡¿¡¿Cómo pronunciarnos en contra de ataques contra nuestra libertad si nosotros mismos obstruimos la libertad de alguien más?!?!

¡Tantita coherencia! Y tantita madre también por favor…

Supongo que, ultimadamente, me he sentido perdido en un camino que creí conocido y con un destino al que sentía pertenecer. De algún modo sentía que esa creencia de estar a gusto con el acoplarme a nuevos cuerpos y actitudes en un rincón escondido era para mí. Que el asunto del amor se trataba de algo más falso que los encuentros que cualquiera de nosotros puede orquestar en un abrir y cerrar de ojos en cualquier rincón de nuestras ciudades. Quizás lo sea pero, al menos para un romántico empedernido como siempre he sido yo, esa máscara de hipocresía solo trataba de ocultar no al mundo sino a mi mismo mi inconformidad con mi actuar.

Me percaté de este inmenso peso durante este último vendaval de encuentros recolectados durante los últimos dos meses. No se trataba de no poder realizar un encuentro con una desconocida sino de que ya no me sentía satisfecho aún cuando se llevara a cabo una buena química con la chica en cuestión.

Ni el simple ímpetu sexual, ni el cuerpo tentador de ella o de aquella, ni el hecho de tener un espacio durante un día dedicado al mero hedonismo. No había más que un sentimiento de vacío y de inconformidad. Busqué nuevos cuerpos, nuevas actitudes o mis tradicionales favoritas más no conseguí esa emoción intrínseca como antaño.

¿Será que en verdad mientras mas pasan los años añoramos mas el pasado?

Sentimos que nada es tan bueno como en esos tiempos; ni la música, ni el cine, ni el arte, ni la gente, ni el mundo en general. No lo sé, tal vez ya me esté empezando a pegar el trauma del tercer piso (y eso que aún estoy a un buen medio año de llegar a él…).

Lo hecho, hecho está pero nunca es tarde para comenzar a andar nuevas rutas.

Lost love, with little to speak of,                                                                                                                         this feelings of bad blood, must go quickly away.                                                                                           Your loose ends, realizing your true friends.                                                                                                         In a war that no one wins, let the sleeping dogs lie.

Adicción ó hedonismo? 

¿Qué tan seguido piensas en sexo?
Cada quien tiene su momento. Muchos veces se dice que el hombre vive pensando en sexo, que no puede controlar los impulsos del cuerpo pero, más allá de cuando se reciben estímulos externos, ¿alguno de ustedes -caballeros- cuenta siempre con una voz que le llama a coger? 

Se sabe de los casos patológicos de la adicción al sexo: ninfomanía y también de otros trastornos que son menos psicológicos como la hipersexualidad. En algún momento una amiga que conoce de mi doble vida en los hoteles de paso me pregunto si tal vez era que las personas que solemos recurrir al sexoservicio padecíamos algún trastorno de esos. 

Me pareció una pregunta interesante y hasta un poco perturbadora pues hasta entonces yo sentía que simplemente lo hacía por hedonismo. Por el mero antojo. Por esa sed insaciable de buscar siempre más. ¿Adicción? 

Luego entonces también me pareció interesante la visión machista que se tiene del término. Como si, lejos de tratarse de una condición se tratase de una bendición. Y bueno muchos conceptos cambian con el tiempo y cosas que antes se consideraban malignas o enfermedades, hoy las acogemos como una forma de sentir o ver las cosas. Quizás eventualmente es este mundo del “querer más” que nos va amoldando a la búsqueda eterna del nuevo placer. 

No puedo hablar por toda la comunidad de deportistas extremos, pero al menos yo he encontrado chicas con las que he disfrutado muchísimo y sin embargo enfocarme en buscar “la otra”. Que tenga más de esto, que pueda hacer lo otro, cabello largo o lacio, etc… Es un jamás parar. 

Durante poco más de un año me he encontrado sin encuentros. De hecho, como comenté en unos post a inicios de este año, he usado este espacio para tratar de paliar esa falta. Por un rato el publicar consejos y experiencias me hizo sentir como si siguiera dentro de ese mundo. Poco a poco y con la extensión a Twitter me di cuenta de la gran cantidad de compañeros que se encuentran en esto. Sabía que éramos varios pero me sorprendió encontrar tantos y de tan variadas personalidades y experiencias vividas. 

Ahora me encuentro a semanas de volver a este submundo. Tengo sentimientos encontrados por un lado está el saberme haber cumplido un largo rato de abstemio y por el otro… Ese vacío en el estómago de la oportunidad de volver a los escenarios de sudor y gemidos. De tocar nuevas fronteras, besar nuevos labios, disfrutar de lo desconocido.

Fue así que vino a mi mente esa conversación y me pregunté de nuevo: ¿padeceré alguna de esas afecciones? 

Y de inmediato viene la contestación de mi yo cínico: ¿tratas de justificarte para volver al ruedo?

Y también mi parte emocional y rosa: ¿vale la pena en verdad dedicar tu tiempo -y $- en simplemente disfrutar de 60-90 min? No crees que sería mejor sembrar el jardín para tener cosecha eventualmente en lugar de recurrir a una tienda y pagar. 

(Espero no sonar terriblemente machista al hacer esta analogía, simplemente es una metáfora.)

A fin de cuentas me decidí por tomar el camino intermedio. Quiero estar pero no estar. Sentir la emoción pero no hacerlo. ¿Cómo?

He recibido de vez en cuando correos sobre compañeros con experiencia y otros que desean iniciarse. He contactado con varios por Twitter y aunque no ha sido muy grande la respuesta sobre el sistema propuesto de dar buenas y malas experiencias me gustaría dar un nuevo paso. 

No quiero sonar como un “experto o maestro” pero me gustaría coachear a los nuevos chicos que deseen iniciarse. Darles consejos y ayudarles para disfrutar sin correr peligros. Espero no sonar muy ególatra (creo que debo dejar autojustificarme…). 

Por supuesto que no se trata de nada monetario o algo es simplemente por el ímpetu de sentirme dentro aún por mientras. 

Dejo el correo (diego.bacante@gmail.com) y el Twitter (@diegobacante) para quienes deseen consejos. 

Y agradezco a los lectores que se aventaron mi choro de este post prometo una nueva experiencia (ahora sí actual) para dentro de un par de semanas. 

Sin más por el momento, ¡felices brincos! 

Mi libertad termina donde empieza la de los demás. J.P. Sartre

¿Qué es correcto? ¿Qué es de buen o mal gusto? ¿Qué es moralmente reprobable? ¿Qué es idiosincracia? ¿Qué es socialmente reprobable? ¿Qué son valores? ¿Qué es el honor? ¿Qué es el respeto? …

Es inevitable comenzar a relacionar todos estos pensamientos cuando se leen los comentarios de alguien en la red. El internet ha abierto muchos espacios de expresión, pero con la libertad también ha venido el juicio excesivo (a mi parecer, claro). ¿A qué me refiero?

Alguien puede pensar algo sobre alguna cosa y de inmediato se pueden obtener comentarios negativos al respecto. Pero, ¿es malo dar una opinión negativa?

No. Lo malo es negarse a dar espacio para las opiniones de los demás. Creer que lo que nosotros pensamos o creemos es la verdad absoluta; ni más ni menos que nuestro ego hablando.

Es algo innato que se tiene últimamente cuando lees o miras algo con lo que estás en desacuerdo. Yo lo entiendo y reconozco y lo he hecho. Se trata de algo inconsciente, pero ¿por qué no hacer también comentarios positivos cuando encuentras algo con lo que estás de acuerdo?

¿Por qué es tan aceptado y “popular” tirar mierda? Tal vez se trate de esa moda de ser irreverente y “rebelde“. De mostrar a los demás tu postura y la mejor manera de resaltarla es… (bombo y platillos) ¡Insultando a los demás claro! El mejor ejemplo llega tan abrupto como la campaña electoral del señor Donald Trump quien ha hecho gala de comentarios, actitudes y acciones racistas, violentas y estúpidas a modo de atraer la atención (y futuros votos, claro) del electorado gringo.

Hacerse grande gracias a la “copro-crítica” no es nuevo, es algo que se tiene a mi parecer desde que nacieron todos los programas de chismes de la farándula y publicaciones de ese estilo. En ese tipo de contenido entiendo (mas no se acepto), el que se contenga grandes cantidades de material dedicado a juzgar y herramientas para juzgar al prójimo. Pero, ¿en la política? ¡¿En las redes sociales?!

Las redes sociales promueven la libertad de expresión, sin embargo en estos tiempos parecen más un campo minado donde te debes andar con mucho cuidado. No dar “likes” a esto, por lo que pueda pensar “fulanito” o tu futuro empleador; compartir contenido para concientizar a la gente, etc. Se ha vuelto la preparatoria virtual de la sociedad hoy en día.

Nos tomamos tan poco tiempo examinando nuestra vida, nuestro camino y metas y tanto tiempo mirando el de los demás. Como avanzar si la pasamos: chequeando fotos del ex compañero de trabajo (“no puedo creer que le hayan ascendido de puesto cuando el/ella era bien huevón/na“), mirando estados de gente que postea sus carreras de 5 y 10K (“y… ¿a mi qué? ¿Te aplaudo o qué chingados?“), acosando el perfil de el/la ex que ya va por su segundo hijo (“disfruta la vida… jaja claro“), etc. Un auténtico chismógrafo universal, alimentado casi en vivo por los egos de miles de millones.

¿Por qué tanto juicio? Bien dice el dicho que “el que esté libre de pecado que tire la primera piedra“; y dudo mucho que todos seamos unas blancas palomas.

¿Adónde voy con tanto regaño?

Pues a lo que ahora parece indispensable en cualquier sitio… forjar un código de ética de ahora en adelante para este blog (que más que forjar es simplemente tenerlo como evidencia pues son cosas que siempre he considerado al postear o responder comentarios).

a) Proteger la integridad tanto de las chicas como de los compañeros: con esto se recalca el evitar subir imágenes (así sean sacadas de la misma web) a modo de respetar el derecho a la privacidad. En lugar de colocar imágenes, dejaré links para redes sociales y/o páginas web de la chica ó, en el peor de los casos, link para el anuncio y, claro, el teléfono para contactarle. Las imágenes se encuentran al alcance de una búsqueda sencilla en google y entiendo que puede ser un poco más engorroso para ligar los comentarios o recomendaciones pero es la mejor manera de mantener las imágenes en los espacios que la chicas deciden ponerlas. De igual modo con los compañeros que me manden reseñas o recomendaciones o menciones en twitter.

b) Respetar los diferentes modos de pensar y ver las cosas: ya sea alguien completamente de acuerdo o alguien que no. La tolerancia es una gran parte del poder ser crítico. No se trata de criticar sino de, en verdad, saber tomar las cosas de quien viene y no hablar sin congruencia. Ejemplo: yo no haría un comentario sobre las fallas y desconfianzas de las chicas si me dedico a llamarles y hacerles “salidas en falso” diciéndoles que ya estoy instalado en la habitación tal o que vengan a mi casa para que cuando lleguen no les abra la puerta o les diga que “se equivocó de casa” (este último ejemplo me lo han comentado varias chicas como Arena -antes Anel- y la señora Gabriela).

c) No a los comentarios “paleros” (ni viceversa): continuaré haciendo recomendaciones o transmitiendo las mismas que la comunidad me hace llegar, así como mencionar chicas que parecen una buena opción. Sin embargo, como he tratado siempre, no doy lugar a comentarios “paleros” (la definición de un fan) que se dedican a publicitar a la chica en cuestión. No digo que esté bien o mal pero trato de mantenernos objetivos (claro, en la medida de lo posible pues hablamos de experiencias enteramente subjetivas). El hacer un comentario sobre si te sentiste a gusto o si te pareció que hizo una buena “chamba” es algo que ayuda a los demás sobre si contratar a la chica en cuestión, sin embargo, cuando comienzan a defender antes malas reseñas o dicen cosas como “ella es la más bella, todas las demás son horribles” te puedes dar cuenta que el emisor del comentario no es imparcial o que tiene un favoritismo. Y me parece necesario recalcar que el tener favoritas no tiene nada de malo (yo mismo he hecho un par de veces recomendaciones basándome en mis favoritas), la mala actitud viene cuando no respetas las diferentes opiniones que pueden tener otros compañeros y entonces viene la recriminación (“¡estás bien pendejo por decir eso de …., ella es la mejor y tu eres un idiota!“).

Puede que los puntos b y c se encuentren muy relacionados hasta parecer tener el mismo sentido pero me pareció importante recalcarlos por separado. Este pequeño breviario de conceptos de código nació de un par de comentarios obtenidos en uno de los posts anteriores donde alguien incluso amenazó con “demandarme por hacer uso de su imagen“.

En fin, yo respeto hasta donde tu me respetes (para sazonar un poco mejor la frase del maestro Sartre) y aún así no significa que me baje a tu nivel de copro-expresión.

Una disculpa por no tener nuevas recomendaciones pero me sentí muy contrariado con lo que pasó y no he tenido muchas aportaciones. No me queda mas que sacudirme el polvo y desearles…

¡Felices brincos!

Comenten de que tema les gustaría que se ahondara (paso por un período de sequía de ideas…), claro en el metaverso del deporte extremo.

Incongruencia

No sé si a ustedes les pasa, pero para mí creo que se ha hecho una maldición casi diaria el notar la falta de congruencia en la gente (eso o ya me empiezo a amargar…).

Pero para hablar de algo hay que empezar por el principio:

De acuerdo a la Real Academia Española…

Screen Shot 2016-07-04 at 19.11.22.png

Congruencia  yo lo tomo como el tener coherencia, es decir, hacer lo que dices o piensas. Y bien se ha dicho que las acciones hablan mas fuerte que las palabras. ¿Por qué la gente se empeña en ser incongruente?

Y con ello no me excluyo en absoluto, todo padecemos en mayor o menor medida ese pecadillo sin embargo a mi me ha llegado a desesperar sobre manera sobre todo en el ámbito del sexoservicio.

Cuando el cliente realiza una llamada a una chic@ lo que espera de ella/él es cierto grado de respeto, información y que se cumpla lo que se diga (¡congruencia!). Es sabido por muchas reseñas negativas sobre las ocasiones en las que precisamente el respeto o la falta de congruencia provoca disgustos en el cliente; donde la consecuencia va desde un encuentro negativo hasta el hacerse de palabras y llegar a la difamación o divulgación de la mala experiencia.

En lo personal he sufrido de varias malas experiencias (unas 8 en el tiempo que llevo en este deporte) y estas experiencias han dado como respuesta un par de posts por aquí sin embargo siempre he insistido en la empatía y en el trato amable a modo de conseguir pasar un tiempo agradable.

La falta de congruencia (o, en un par de casos, de tantita madre…) en algunas chicas ha hecho que si me moleste pero me molesta aún más los comentarios o reseñas de personas que simplemente toman como deporte el difamar o generar rumores.

Nadie es perfecto y es claro que muchas de las chicas que yo he recomendado para algunos compañeros de la comunidad les han parecido estándar o hasta me comentan de un par de malas experiencias así como alguna vez alguien me reclamó por hablar mal de Samy yo me limito a decir “cada quien habla según como le fue en la fiesta“.

Dentro de nuestra libertad de expresión se entienden los reclamos, sin embargo hay una gran cantidad de comentarios que provienen de personas que sin conocer a la chic@ se dedican a generar discordia. No sé si se trate de una especie de troleo u otro tipo de humor de la web pero a mi me enoja muchísimo. Es muchas veces ese tipo de comportamiento el que hace que las chicas se vuelvan cada vez más frías y se complique tanto el tener un buen encuentro con gente nueva.

De tal forma surgen muchas imágenes o listas de cosas que no debes hacer al llamar-contratar una chica y la respuesta de muchos compañeros es crucificar a las que se tardan de más en llegar o a las que les llaman sus “choferes”. Y así se sigue… como partido de volleyball simplemente se avientan la bola de un lado y del otro.

Yo siempre he manejado una idea: si no te gusta algo, cámbialo y la mejor forma de ejercer un cambio real es la acción. Cuantas personas no vemos en el trabajo o escuela quejándose de su estado físico pero esperan que la “dieta de la luna” haga desaparecer la redondez de su cuerpo tras un par de semanas de matarse de hambre. Mmm… pues no. Eso es por mencionar algo muy típico (generalmente más escuchado en mujeres). A mi me desesperan esos comentarios por que de algún modo al mirar a la persona tras quejarse te das cuenta que no hará nada en absoluto por cambiar su situación. Más que quejarse.

No me mal entiendan, entrando un poco en terrenos políticos, yo estoy a favor de la manifestación en contra del atropello de lo que la gente considere sus “derechos” y situación laboral (ejem… Deforma educativa…). Pero hay mucha gente que solo se queja como válvula de escape de sus frustraciones. Yo sugiero que no lo hagan así. Esfuércense en salir de ese bache en el que se encuentran, un paso a la vez pero háganlo.

Ahora volviendo a lo que nos atañe, en esta guerra sin cuartel eterna de lo que se espera de nosotros clientes yo he mencionado algunos detalles non-gratos pero hagamos un listado, ¿les late?

Cosas que no debes hacer con un cliente

  1. Respeto: al contestar una llamada, al responder un mensaje, en la habitación. Todos sabemos que nuestra CDMX es un infierno vehicular y de estrés pero trata de dejar eso afuera de la habitación. Ya lo he dicho antes, la plática al momento del contacto es una buena forma de conocer psicológicamente a la chica y pues, obviamente, esto es recíproco. Si contestas de forma agradable y atenta permites que muy probablemente el cliente baje la guardia y tengas una idea de como sea. Y no es como si fuera necesario tener un título en Psicología para detectar una mentira, un engaño o el hecho de que sólo use la llamada como hot-line. Reciprocidad ante todo.
  2. Puntualidad: uno de los detalles casi siempre listados en las reseñas. En lo personal, a menos que se trate de aprovechar una breve ventana de oportunidad, no me preocupo mucho por el hecho de que tarden 15 o hasta 45 min más de lo que comentaron. Sin embargo, tomen en cuenta los distintos clientes pues se de muchos que se ‘dan la escapada’ durante su tiempo de comida o previo a volver a casa por lo que no cuentan con tiempo suficiente. Sugerencia: comenten en su anuncio la idea de zonas donde puedan llegar con facilidad y hasta tiempos del día también. De este modo, la gran mayoría tratará de usar esa información a modo de conseguir un servicio. Por favor no mientan respecto su ETA (tiempo estimado para arribo), si se cruzaron con alguna eventualidad -casi no sucede verdad…- avisen, pero avisen al cliente. Es una atención que se agradece sobre manera.
  3. Mentiras: por favor, no. Suficiente es con tratar de descifrar cual de todas las fotos parece más real o menos “photoshopeada”, como para agregar mas desconfianza a la relación. Si comentan precios, manténganlos. Lo mismo pasa con lo incluido en el servicio. Habrá quienes lo preguntamos y quienes no, pero el ser sincer@ sobre lo que incluye el servicio puede ahorrar muchos mal sabores ya en la alcoba.
  4. Celulares: de nuevo entiendo la incertidumbre que genera el llegar sol@ a una habitación sin idea de la persona que está ahí dentro por lo que justifico por completo la llamada de “estoy bien” al amigo o chofer. Por favor, a menos que se decidan a no seguir adelante con el servicio, no dejen el celular en sonido o muy a la mano. Y mucho menos que lleguen a distraerse durante el tiempo de servicio mirando el celular o contestando una llamada (lo dice la voz de la experiencia). Es parte tanto de respeto como el de dar un buen servicio. Además también puede hacer sentir al cliente inseguro de porqué habla tanto por el celular o da detalles de donde está (número de habitación). En lo personal nunca he sufrido un asalto asalto (solo una chica se fue a “comprar condones” con lo del servicio y prometió volver), pero si me pasó el sospechar de un posible atraco al salir.
  5. Actitud: de nuevo, otro detalle siempre mencionado. Se entiende el hecho de que no por decidirse a realizar este oficio se sientan siempre calientes o con ganas de tener sexo pero la actitud es mil veces mas importante. El caos diario y el estrés déjenlo afuera de la habitación, traten de pasar y hacer pasar un buen rato. No traten de ser actrices porno, comiencen con lo básico una buena plática y generar un poco de confianza. La mejor interacción se consigue así sin importar si no puedes realizar todo el kamasutra. Traten como deseen ser tratadas.
  6. Atuendo: la discreción puede ser algo indispensable para manejarse en el ambiente. Traten de compensar con una linda lencería o llevar un cambio de ropa de ser posible, se agradece el gesto.
  7. Dinero: marmaja, morralla, baro, lana, cash, efectivo… ya acordaron el “regalo” con el cliente y, de nuevo (perdón por tener una expresión muy pobre en este post), ENTIENDO el hecho de querer asegurar el pago ante tanta gente mañosa o maliciosa. Yo soy de los que no tiene problema si pago antes o después o a medio show pero creo que si llega a afectar. Muchas chicas se desempeñan pobremente cuando ya se saben con el dinero y se enfocan simplemente en hacer que el cliente eyacule para poder marcharse. Estrategia efectiva, no lo niego, pero… ¿qué conviene más? ¿Aventarse unos 2-3 servicios esporádicos por semana con ese trato, ó ganarse seguidores por sus buenas atenciones llegando a tener 10-15 servicios por semana? Ejemplo súper fácil: pides una pizza llamando a Domino’s, tu pagas una vez que recibes tu pizza en menos de 30 minutos. No digo que el que pagues antes signifique que tu pizza llegue tarde o fría o mal cocida pero, al menos estas contento de pagar algo que TU sabes que te va a gustar.
  8. Contacto posterior: a mucha gente le gusta, en lo personal yo me sentí extraño la primera vez que me dieron un número celular personal para poder contactar más fácil. Supongo que depende de la interacción que tengas con el cliente. Si quieren iniciar una conversación por whatsapp no me parece que sea un problema pero no lo hagan simplemente para decir frases como: “ya estoy lista para cuando quieras”, “cuando me llamas de nuevo” etc… Puede sonar sexy y hasta tentador las primeras ocasiones pero después simplemente te das cuenta de que es una forma de hacer “marketing”. En vez de eso (o adicional): háganse una nueva sesión de fotos ó toménse fotos, actualicen su imagen tan frecuente como puedan. Mil veces más efectivo a jugarla de “seductora” vía textos o hasta notas de voz.
  9. Reglas del juego: establecerlas desde la contratación así no hay lugar a malos entendidos aún así hay detalles que me parecen básicos. Lleven condones por favor, me parece algo tonto pedir que los llevemos (claro que aún así yo los llevo por si las dudas peeeero) suena como un soldado sin fusil. Es parte de la herramienta de trabajo, ¿no creen?

Un pequeño listado, por favor comenten tanto si les parece que hace falta agregar o quitar algo según su perspectiva. Ante todo, siempre me gusta recalcar la idea del respeto a las chicas por sobre todo aún cuando den mal servicio. Simplemente no serán contratadas nuevamente y ya. ¡Chicas recuerden que la mejor promoción es la que se hace de boca en boca (o de tweet en tweet en estas fechas)!

Ahora que me he movido un poco más en twitter (no soy tan viejo pero, para ser sincero, nunca le he agarrado mucho chiste al twitter…) he descubierto muchas chicas que prefieren anunciarse por este medio y, a la vieja usanza de los posts anteriores (previos a que relatara mi breve historia por los hoteles de paso) dejaré unas sugerencias. Por acá dejo algunas que me llamaron mucho la atención desde por su imagen hasta por su forma de escribir sus “tweets” y recomendarles que las sigan para estar al pendiente de estas lindas damas.

  • Regina, 37 años (@escort_regina, 5545468481): caray! para los que amamos las milf he aquí un ejemplar espectacular! No es solo la honestidad de sus palabras o el hecho de que muestre el rostro (creanme que entiendo el hecho de no querer publicar su identidad) sino sus fotos siempre con una sonrisa sincera. En cuanto pueda tal vez sea quien me haga romper mi dieta…
  • Jesse Jalil (@JesseJalil, 5543104969): para los que buscan la frescura de la juventud, con un cuerpo de tentación.
  • Luna, 25 años (@lunaazulcel, 5533959503): grandes bubis pero lo más importante acaba de tener un nene… en lactancia!!! para los que gustan del placer de la leche materna (¡galactófilos!).
  • Mariana (@Escortmariana69, 5516118274): otra milf de nalgas grandes, de las denominadas “gordibuenas” pero de esas que no les dicen no nunca. Tiene whatsapp y, al menos cuando chequé, tiene una foto de su rostro que muestra a una señora de unos 30 y tantos tal vez llegando a 40, guapa.
  • Astrid “la jarocha” (@astridlajarocha, 5561235467): un viejo rostro que ha resurgido junto con el de Carmina (me parece que se conocen pues tienen unas fotos juntas y manejan precios similares…). A Astrid siempre tuve la tentación de contratarle sin embargo para cuando me animé (tras leer muchas reseñas que hablaban de su excelente servicio) ella ya había cambiado de celular. En ese tiempo me parece que cambio al menos 3 veces de número y pues nunca pude concretar… En fin apenas que resurgió Carmina di con Astrid en mileroticos. Para los que amamos las milfs es una buena opción.    

De vuelta por acá, ya saben que recibo sus correos en diego.bacante@gmail.com y sus mensajes o tweets por @diegobacante. Me he decidido a no postear imágenes en respeto a la privacidad de las chicas (que muchas tienen twitter pero bueeeno) y sobre todo por que la evidencia fotográfica esta al alcance de un click.

Sin más por el momento les deseo una excelente segunda mitad de año y… ¡felices brincos!